3 dic. 2012

Cómo se alimenta el bebé en la barriga: La Placenta























La placenta tiene forma de óvalo y es plana, crece y se desarrolla durante todo el embarazo, al final del mismo tiene un largo de 18 centímetros, un espesor de 2 a 3 centímetros y un peso de medio kilo aproximadamente. Tiene vellosidades que absorben la sangre de la madre para pasar al cordón umbilical donde finalmente llegará al feto.
La placenta se forma de las mismas células que forman al bebé, se adhiere a la pared del útero de la madre y forma conexiones con la sangre de la madre (torrente sanguíneo) para proporcionarle al bebé oxígeno y nutrientes. También forma conexiones con la sangre del feto para que elimine sus desechos, los mismos que pasan a la sangre de la madre y pasan al riñón de la madre, quien los eliminará.
La sangre que está en la placenta y en el cordón umbilical es del feto. Si en algún momento se necesitara realizar pruebas de sangre al feto, se toma la muestra del cordón umbilical sin necesidad de punzar al feto.
Tiene células que bloquean el sistema inmunológico de la madre con el fin que el organismo de la madre no reaccione frente a la carga genética que aporta el padre luego de fecundar el óvulo.
La función de la placenta es ser el medio de comunicación entre los vasos sanguíneos de la madre y los del feto, para proporcionar anticuerpos de la madre, respiración (oxigeno), secreción de hormonas, nutrición (vitaminas, aminoácidos, azúcares, agua, lípidos, sales minerales, etc.). También tiene una función de retorno, para que el feto pueda eliminar sus desechos.
Las hormonas principales hormonas que produce la placenta son la Gonadotrofina coriónica (HCG) que mantiene la gestación las primeras 13 a 14 semanas, la Lactógeno placentaria que genera información para la producción de leche materna y aparece a las 8 a 9 semanas de gestación, la Progesterona para mantener la gestación en suspenso mientras se genera el parto y el Estrógeno que es el encargado de desencadenar el parto.
La placenta también protege al feto de muchas sustancias y microorganismos que puedan hacerle daño, pero hay algunos virus (rubéola, varicela) y sustancias (nicotina) que sí pueden penetrar en la placenta y si lo hacen, pueden llegar a dañar el feto.
El envejecimiento prematuro de la placenta (antes que el bebé nazca) puede acelerarse cuando la madre presenta enfermedades como la diabetes o la hipertensión arterial, lo cual es dañino para el feto porque no recibiría la cantidad de nutrientes y oxígeno perjudicando su crecimiento y desarrollo durante la gestación. Una vez que la madre da a luz, la placenta es expulsada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario