10 ago. 2010

El masaje infantil


El masaje infantil es un arte antiguo aplicado a los bebés, desde que nacen, para estimular sus sentidos y nutrirles afectivamente, a través de la piel. Son muchos los beneficios que pueden obtener los niños mediante la aplicación del masaje infantil.

El contacto piel con piel es una necesidad básica, especialmente para un bebé que no tiene otra posibilidad de sentirse amado, aceptado, calmado, o contenido. Con una secuencia de movimientos, el masaje propone un encuentro, en un espacio y un tiempo, de una gran calidad entre los padres y los hijos desde que son bebés. Facilita, entre otras muchas cosas, la comunicación, la conciencia corporal y las relaciones de confianza y seguridad.

Beneficios del masaje infantil para el bebé

  • Ayuda a regular y reforzar las funciones respiratoria, circulatoria y gastrointestinal, solucionando a través de la estimulación, las incomodidades producidas por cólicos, gases y estreñimiento.
  • Estimula el sistema diurético del niño.
  • Estimula el sistema inmunológico y propicia un mejor desarrollo del sistema nervioso, si el niño se siente querido y respetado suben las defensas.
  • Regula la musculatura, las distensiones y las tensiones del cuerpo, ayuda al niño a relajarse y lo alivia del estrés que produce encontrarse diariamente con cosas nuevas. Mediante técnicas especificas, se ayuda a los bebés a descubrir las tensiones que se producen en su cuerpo y a relajarse en respuesta al placer de las caricias, brindando un bienestar y equilibrio al bebe, bajando los niveles de ansiedad.
  • Ayuda mucho a la psicomotricidad del niño.
  • Ayuda a reducir a hipersensibilidad al tacto.
  • Mejora el sistema corporal, la conciencia de su ser de sus limites, de su energía interna y la imagen corporal de si mismo.
  • El masaje calma a los bebés cuando están incómodos o molestos.
  • Intensifica la comunicación afectiva entre el bebé y las personas de su entorno, ampliando el vinculo afectivo padres-bebes, facilitan la comunicación no verbal, la escucha mutua e incrementa el apego y los lazos padres-hijos.
  • El masaje mejora los patrones de sueño, ayudando a algunos bebés a dormir más profundamente y durante más tiempo.
  • Facilita la liberación de emociones del bebe.

Preparación para el masaje del bebé

Enseñe al bebé a relajarse y utilice esta palabra "relájate" para que los bebés gocen del masaje, ellos deben ser enseñados a que se relajen. Asimismo, la capacidad de relajarse es una habilidad que utilizarán a través de sus vidas. Mirar el ejercicio de la relajación del adulto y oír la respiración profunda del adulto, servirán como señal familiar que el masaje va a comenzar.

Pedir permiso al bebé antes del masaje es un paso preparatorio importante en el masaje infantil. Comunica respeto y enseña el bebé que él o ella están a cargo de su propio cuerpo y que la gente debe pedirle permiso cuando lo quieran tocar. Son preguntas simples, por ejemplo "¿Podría tu mamá darte un masaje?”. Después de pedir el permiso, busque las señales que demuestran que su bebé esta listo.

El masaje terapéutico en los bebés prematuros ayuda al desarrollo, ya que los mismos aumentan de peso en un 50% más si se los estimula con el sentido del tacto.

Con estas especiales caricias, además de aumentar de peso, los bebés tienden a responder mejor a los estímulos y a orientarse con más facilidad hacia las personas.

En el caso de los niños diabéticos, los efectos del masaje, muestran una reducción del nivel de azúcar en la sangre. Cuando la piel se toca, se producen ciertas modificaciones en hormonas importantes para el metabolismo. El funcionamiento del páncreas se optimiza y ayuda a la liberación de insulina.

Al recibir una caricia se activan una serie de mecanismos corporales que incluyen receptores táctiles, del cerebro y sustancias químicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario