10 ago. 2010

El rol de la mamá es fundamental en el desarrollo del bebé


Es sabido de la importancia que tiene la mamá en los primeros meses y año de vida. Tanto que de la relación y del vínculo que se forme entre madre e hijo, dependerá cual será la personalidad del niño y las conductas que más tarde tenga de adulto.

Las vivencias, relaciones y vínculos que el niño establezca en el primer año de vida, son claves en el desarrollo de su personalidad. Desde el mismo momento de la concepción, se establece entre madre e hijo, un vínculo muy estrecho a nivel emocional, que se acrecienta con el momento del nacimiento, la lactancia, y más tarde con la crianza en los primeros años de vida.

Según varios estudios realizados, la forma en la que interactúa la madre con su bebé, está relacionada con el comportamiento que tendrán los niños hasta su adolescencia. Y según estos mismos estudios, aquellos niños más caprichosos o con problemas serios de conducta, se corresponden con aquellos niños que no había sido atendido en sus demandas o aquellos que habían sido sometidos a diversos castigos, ya sean físicos o psicológicos, en los primeros estadios de su vida.
Por el contrario, aquellos niños más predecibles y menos caprichosos, han sido aquellos que más habían sido estimulados cognitiva y emocionalmente por sus madres y a los cuales se les había atendido en sus demandas. Es por esto que se dice que a aquellos bebés que son sostenidos en brazos y atendidos rápidamente a sus llantos y demandas, lejos de malcriárseles, se los está ayudando a ser niños y adultos más seguros, menos conflictivos y estables emocionalmente.
¿Pero que ocurre en aquellos casos en los cuales la mamá no está presente?
Muchas veces, ya sea por motivos familiares o por el fallecimiento de ésta, el niño no tiene la suerte de contar con la presencia materna. Si bien una mamá es casi irremplazable, en estos casos, este rol puede ser asumido por alguna abuela o alguien muy cercano al niño, que sea la persona encargada de su crianza. A modo de conclusión, podemos afirmar que una crianza basada en el amor, en el respeto y en la delineación de los límites, son las claves para una infancia y una adultez plena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario