1 sept. 2010

Deben aprender a defenderse

Te invitamos a hacerte fan de Beybies para que sigas disfrutando de estos articulos gratuitos (si ya eres fan tu nombre aparece abajo, si no lo eres haz click en "Me Gusta")



 UN GESTO BURLÓN PUEDE DESMORONAR LA AUTOESTIMA DE UN CHICO SENSIBLE QUE AUN NO SABE CONTRAATACAR

Hacer bromas y poner apodos son juegos infantiles que, sin embargo, pueden herir a la victima de turno. ¿Cómo superarlo?

Uno de los problemas mas frecuentes con el que los chicos tienen que enfrentarse tarde o temprano en la edad escolar es el de las burlas y los apodos.

Tildar de "cuatro ojos" al que no ve bien, "rolito" al gordito o "disco rayado" al que padece una ligera tartamudez, es la diversión inevitable de cada día en los patios de las escuelas.

Probando los efectos del lenguaje

Una broma esporádica, un apodo puesto de vez en cuando, no tienen ninguna trascendencia. Es un juego mediante el cual los chicos entrenan sus capacidades verbales, se descargan sin utilizar la agresión física y, en cierta forma, tantean al que tienen enfrente. Es decir, las bromas son parte del intercambio social entre compañeros de la misma edad. Por otra parte delimitan quien pertenece al grupo y quien no.

El problema es que los chicos no se dan cuenta del alcance que una burla puede tener sobre alguien y no calibran hasta que punto llegan a herir al otro. La victima, a su vez, aun no esta preparada para tomarse una broma con filosofía y sentido del humor. Muchos pueden sentirse seriamente afectados en su autoestima, rechazados e infelices.

Hay chicos que poseen una especie de imán y se convierten con facilidad en objeto de las burlas. Son los extremadamente susceptibles o los que reaccionan en forma escandalosa a las bromas, llorando, escondiéndose o persiguiendo a los "malos" al borde de un colapso colérico.

A veces, los niños se ensañan con alguno sin motivo aparente. Pero, si alguien es objeto repetido de burlas, puede tener algún problema para socializarse con los niños y niñas de su edad. ¿Por que les cae tan mal?, cabria preguntarse. Los padres deberían hacer una seria reflexión sobre la personalidad de su hijo y, en especial, sobre la relación que mantienen con el. Quizás el pequeño no esta maduro emo-cionalmente o existe la posibilidad de que lo estén sobreprotegiendo en forma exagerada.

Las estrategias mas inteligentes

Lo primero que necesita un chico ofendido por sus compañeros es el consuelo y la comprensión de sus padres. Dejemos que exprese sus sentimientos, su enojo y su dolor. No le digamos que no tiene importancia, ya que para el si la tiene. Tampoco es conveniente decide "No les hagas caso, ignóralos". Lamentablemente este consejo no suele servir. Algunos se ceban aun mas ante el silencio. Nuestros hijos deben aprender a vivir con otros y esto también implica encontrar respuestas para lo que no es agradable.

Es importante que los padres enseñen a sus hijos a asumir los "golpes" y a devolverlos adecuadamente. No se trata de que aprendan artes marciales ni de poner siempre la cara, sino que no hacerlo sentir importante al agresor porque a uno le afecte. Simplemente : ignorarlo

No hay comentarios:

Publicar un comentario