2 sept. 2010

Novedades en el tratamiento de la fiebre

Te invitamos a hacerte fan de Beybies para que sigas disfrutando de estos articulos gratuitos (si ya eres fan tu nombre aparece abajo, si no lo eres haz click en "Me Gusta")





  Antipiresis en niños alternando Paracetamol e Ibuprofeno Su uso alternado cada cuatro horas es más eficaz para reducir la intensidad y la duración de la fiebre en niños de 6 a 36 meses si se lo compara con la monoterapia.

Intervención:

Se tomaron a los pacientes en tres grupos: paracetamol a 12,5mg/kg/día cada seis horas, máximo 50mg/kg/día (grupo Paracetamol); ibuprofeno a 5mg/kg/día cada 8h, máximo 20mg/kg/día (grupo Ibuprofeno) paracetamol e ibuprofeno a la misma dosis que en P e I pero alternado cada 4h (grupo Paracetamol,ibuprofeno, asociado-PIA).

Resultados:

Se observó un descenso significativo de la temperatura en el grupo asignado a PIA en comparación con los otros dos grupos durante los tres primeros días (p<0,001). La diferencia promedio en la comparación de ambas monoterapias con la terapia combinada fue de aproximadamente un grado durante los tres días analizados.

Una de las consultas más frecuente en el consultorio del pediatra es la del niño con fiebre, que genera angustia en los padres o cuidadores. Tanto el Paracetamol como el Ibuprofeno son remedios conocidas y seguras para su tratamiento mayores de seis meses y varios trabajos ya habían demostrado que el uso alternado de antitérmicos es una práctica difundida entre los pediatras y los padres de los niños, aún cuando no se hubieran demostrado sus beneficios. Si bien unos meses después se publicó otro trabajo que demuestra la eficacia del método alternado para disminuir la temperatura durante las primeras horas, este es el primer ensayo clínico aleatorizado que trata de demostrar estos beneficios.

Resultados principales:

Máxima temperatura registrada en el día (fue considerado fiebre por arriba de 37,8) puntajes de estrés, dosis acumulada de antipiréticos a los tres días del inicio del tratamiento; días de ausentismo laboral de los cuidadores; recurrencia de la fiebre entre el quinto y el décimo día; número de visitas a la guardia a los diez días y aparición de síntomas adversos.

Comparándolo con el basal, se observó durante los tres primeros días un descenso estadísticamente significativo del puntaje de estrés en todos los grupos, pero éste fue más amplio en el grupo asignado a PIA

1). Los padres cuyos hijos había sido asignados a PIA informaron menos ausencias laborales ) y menos recurrencia de la fiebre al quinto día . No hubo diferencias en la fiebre al décimo día, ni en el número de visitas a la guardia, ni en la frecuencia de efectos adversos entre los grupos

La importancia clínica de estos resultados pasa por mejorar el confort de los pacientes, lo que parece haberse logrado. Vale resaltar que en este trabajo, si bien las diferencias en los puntajes fueron estadísticamente significativas, su relevancia clínica es discutible. Es común indicar antitérmicos en forma alternada con el objetivo de disminuir la ansiedad de los padres o cuidadores cuando la fiebre es vivida por ellos como amenazante. Sin bien es tranquilizador que este estudio no haya mostrado diferencias en la incidencia de efectos adversos, será necesario contar con información proveniente de sistemas de vigilancia epidemiológica, dado que como algunas reacciones adversas son muy infrecuentes, es probable que el trabajo que comentamos no haya contado con el poder suficiente para detectarla

Conclusiones:

El uso alternado de P e I cada cuatro horas es más eficaz para reducir la intensidad y la duración de la fiebre en niños de seis a 36 meses si se lo compara con la monoterapia, sin que se observe un aumento de sus efectos adversos.







No hay comentarios:

Publicar un comentario