15 sept. 2010

Purificando el cuerpo de las toxinas

El cuerpo necesita un descanso de vez en cuando, una limpieza general para deshacerse de todas las toxinas e impurezas acumuladas por la comida, el aire, el agua y la contaminación del ambiente. No tienes que esperar hasta el verano para hacerlo, si te sientes demasiado recargado(a) pues no dejes pasar las señales que te envía tu cuerpo: dale un respiro ya. En primer lugar, tienes que dejar los hábitos nocivos: fumar, beber, consumir Drogas, en fin todo aquello que te haga acumular toxinas. Presta atención a tu estómago, riñones, sistema linfático, pulmones y sistema circulatorio que son los responsables de la limpieza del cuerpo. La principal medida que debes tomar para depurificar tu cuerpo es llevar una dieta sana y natural. Alimentos como al avena, la linaza, las semillas de calabaza y girasol y el salvado de trigo son excelentes para “arrastrar” con las toxinas y desechos del intestino.

Consume frutas con propiedades depurativas y desintoxicantes como uvas, peras, sandía, mango, durazno, piña. Y entre las verduras: zanahorias, pepinos, calabazas, coles de Bruselas, entre otras. Con las frutas y verduras puedes preparar jugos. Te recomiendo que no los cueles (a menos que tengan semillas) para que aproveches la fibra y que uses miel para endulzarlos, que es más sana que el azúcar procesado. Y por supuesto, no puede faltar el agua. El máximo limpiador del cuerpo. bebe dos litros diarios de agua y hasta tres en verano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario