6 oct. 2010

Soluciones si el bebe no se adapta.

Te invitamos a hacerte fan de Beybies para que sigas disfrutando de estos articulos gratuitos (si ya eres fan tu nombre aparece abajo, si no lo eres haz click en "Me Gusta")

 


 Los recién nacidos están “programados” desde antes de su nacimiento para mamar. Sin embargo, distintas circunstancias pueden provocar que la alimentación al pecho peligre, bien porque pidan poco o porque no les satisfaga o llene.
Pide Poco Cuando un recién nacido pasa demasiadas horas sin comer (en las primeras semanas necesita al menos entre 8 y 12 tomas al día) puede debilitarse cada vez más, de tal forma que no pueda ni reclamar el alimento.
Qué hacer
- Tenlo a tu lado el mayor tiempo posible, mejor si es piel con piel, para que tenga acceso al pecho contantemente.
- Ponlo a mamar en cuanto muestre signo de alerta, sin esperar a que llore.
- Si se duerme durante las tomas, intenta despertarlo suavemente.
Se muestra insatisfechoEl pecho es, además de alimento, consuelo, seguridad…, y el niño también puede reclamarlo por estas razones, y mucho antes de lo que la madre hubiera previsto. Además, hay niños que se muestran mucho más ansiosos ante la comida, y, por otro lado, cuando pasan por una etapa de crecimiento rápido, suelen pedir mucho más.
Qué hacer- Dale el pecho en cuanto te lo pida.
- Si tras la toma se queda inquieto, revisa si la técnica es la correcta y consulta con el pediatra por si tuviera reflujo o cualquier otro problema.
- Si piensas que se queda con hambre, dale más pecho (cuando mas succione, más cantidad de leche producirá).
No gana peso
Es normal que un bebé pierda hasta un 10 por ciento de su peso al nacer, que suba o baje de percentil a lo largo de los meses, y que engorde cada vez más lentamente. Muchas madres son presionadas a dar “ayuda” sin ser en absoluto necesario.
Qué hacer
- Si tu pequeño engorda poco lo hace muy lentamente, revisa si esta mamando del modo correcto.
- Dale de mamar más a menudo; no dejes que transcurras más de 2 a 3 horas entre toma y toma.
- Es muy dormilón, despiértale delicadamente y ponle el pecho.
- No le des chupete, pues le puede quitar el apetito y sería una pena.
- A veces la ganancia insuficiente de peso se debe a algún problema de salud, como, por ejemplo, la celiaquía (intolerancia al gluten) o las infecciones urinarias, que habría que investigar si el problema perdurase durante más tiempo.
- Si necesitas tomar más cantidad, puedes darle esos suplementos de tu propia leche. A priori, no suelen ser necesarias las “ayudas” artificiales.
- Evita que la temperatura de la habitación donde le estas dando el pecho sea demasiado alta, ya que el bebé puede quedarse un poco adormilado, disminuyendo así el reflejo de succión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario