7 oct. 2010

Trastornos del Espectro Autista.

Te invitamos a hacerte fan de Beybies para que sigas disfrutando de estos articulos gratuitos (si ya eres fan tu nombre aparece abajo, si no lo eres haz click en "Me Gusta")

 


El autismo es una discapacidad del desarrollo que abarca un amplio abanico de comportamientos con grandes diferencias en el grado con que afecta a cada niño; de ahí el término “espectro” que acompaña a su denominación. Se sospecha que un pequeño padece un trastorno autista si se le observa una “triada” de dificultades: interacción social, comunicación e imaginación. Los niños autistas son también muy resistentes al cambio; se encuentran cómodos en las rutinas. El problema de diagnosticar un trastorno del espectro autista a los menores de dos anos es que lo anterior es perfectamente atribuible a casi todos los niños “normales” de esa edad.No obstante, si te preocupa su desarrollo social, emocional y de comportamiento, aunque solo sea una intuición y no sepas exactamente que es lo que va mal, pide ayuda. Los trastornos autistas afectan más a los niños que a las niñas y, según los especialistas, esto se debe a ciertos factores físicos, de posible origen genético, que afectan
el desarrollo del cerebro.El mundo puede ser un lugar tenebroso y desconcertante para un niño autista, porque el carece de la creciente percepción social y el gusto por la interacción que caracterizan estas etapa del desarrollo. Puede ser hipersensible al sonido y a determinados sobares, texturas y tactos, convirtiendo la vida cotidiana de su familia y la suya propia en algo extremadamente difícil. Las rabietas o el retraimiento son comunes en los niños autistas, porque para ellos la vida puede resultar abrumadora.
Si tú, o quien cuide a tu hijo, sospecha que puede estar en el espectro autista, existe mucha ayuda e información disponible, incluyendo programas de intervención temprana, educación parental y grupos de apoyo.
Aunque el autismo es incurable, hay varios programas que pueden ser muy efectivos para algunos niños de corta edad, y en muchas ocasiones, es cuestión de ir probándolos para ver cuál es el que mejor se adapta a cada pequeño. Parece que resulta muy provechoso para los niños más jovencitos el tratamiento precoz e intensivo en el que los padres o algún voluntario enseñan a un niño a relacionarse y a jugar en casa durante varias horas al día. Otros programas ayudan a los padres a comprender y a comunicarse con sus pequeños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario