25 jun. 2013

Aprender Jugando

Los juegos van cambiando, según los intereses propios de cada edad. Pues sí, los niños pequeños juegan para ensayar y probar nuevas formas de movimiento, de acción, de conocimiento. Ellos desarman los juguetes para ver cómo son por dentro las cosas, para ellos, desarmar es conocer. 
En esta edad jalan, arrojan, arrastran objetos, les gusta jugar con el agua, la arena, la tierra, el barro. Manipulan, juegan con sus manos, más que para construir algo, por jugar con sus sentidos. Por eso les gusta cantar, bailar y representar o imitar las cosas que hacen los adultos; y juegan a la casita, la tiendita, las comadritas. Así, en la edad preescolar, van pasando del juego solitario a jugar con otros niños. Estos niños pequeños a veces juegan con otros niños como si fueran juguetes.


Los niños aprovechan lo que encuentran a su alrededor; con unas hojitas, alguna rama y tierra, pueden armar un puesto en un tianguis con marchantes invisibles, imaginarios, sólo reconocidos por los cambios de voces en las preguntas y respuestas que ellos mismos van haciendo, como si fueran diferentes personajes.

A los niños les gusta mucho cuando el padre, la madre, algún abuelo o hermano mayor les hacen una muñeca de trapo, un barco de papel, un carrito con cartón o maderas... Y es que cuando le regalamos a un niño un juguete hecho por nosotros mismos, éste se siente querido, cuidado, tomado en cuenta.
Los adultos debemos expresar a los niños nuestro aprecio por los juguetes que ellos mismos hacen, para estimularlos a que sigan haciendo otros más. Así los niños sentirán la satisfacción de haber hecho algo por sí mismos.

Entre el juego y el aprendizaje hay una relación estrecha, tanto que jugando aprendemos y aprendemos jugando. Por ejemplo, cuando el niño representa personajes, situaciones, puede conocerse más a sí mismo, puede establecer un mejor contacto con los demás, resolver problemas con imaginación.
Los juegos con otros, sean éstos niños o adultos, favorecen el desarrollo del lenguaje, ya que durante el juego los niños platican, se expresan. Jugando, van enriqueciendo su vocabulario, su expresión oral y corporal.

El juego es también una actividad creadora en la que el niño valoriza el producto de su juego, por ejemplo, hacer un avión con papel doblado, dibujar una flor, construir una máscara. En las actividades creadoras los niños aprenden a pensar, se expresan, desarrollan habilidades, investigan, descubren, se vuelven más independientes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario