3 dic. 2013

¿En qué posición debe dormir el bebé?



Uno de los temas que más agitación y polémica ha producido en padres y profesionales es la ya no tan nueva recomendación de varias sociedades científicas, de colocar a los bebés a dormir boca arriba, ya que reduce el riesgo de muerte súbita.

Si bien reconocen que su implementación abre toda una serie de temas y discusiones colaterales, los pediatras apoyan la recomendación de no poner al bebé a dormir boca abajo.

El efecto protector de evitar la posición boca abajo al dormir está avalado por estadísticas definitivas provenientes de diversos países y ha sido adoptado prácticamente en todas las naciones con una política de salud responsable. Entre ellas Estados Unidos a través de la Academia Americana de Pediatría y Canadá con el aval de la Sociedad Canadiense de Pediatría. La Argentina cuenta en este caso con el apoyo de la Sociedad Argentina de Pediatría.

Dichas estadísticas demostraron que en todos los países donde se logró un cambio cultural con respecto a la posición en la que debe dormir el bebé, haciendo que sea siempre boca arriba, la muerte súbita se redujo a la mitad de casos o más.

Hay que tener en cuenta que la posición para dormir es un hecho cultural que tiene que ver con mitos y creencias de la población y por eso es difícil enfrentarlo con evidencias médicas. 

El dormir boca arriba genera controversias entre los padres. En muchos casos esto se debe que la gente suele atribuir la muerte súbita a un ahogo y confunde los episodios de apneas o atoramientos con muerte súbita, sin embargo, estos casos nada tienen que ver con tal problemática. Si bien no está demostrado que dormir boca arriba evite las apneas o atoramientos, lo que sí es evidencia médica es que disminuye la muerte súbita.

En algunos casos, esta postura para dormir puede provocar una pequeña deformación en la cabeza del bebé, denominada plagiocefalia, que no es grave, no siempre ocurre y es reversible cuando el chico crece.

Con respecto a la posición de costado, esta surgió como una especie de transacción entre las partes en desacuerdo, entre padres y pediatras. La Academia Americana de Pediatría declaró en una importante revista de medicina pediátrica que la posición de costado no ha demostrado ser protectora y que las almohadas para recién nacidos (en forma de triángulo) tampoco demostraron su utilidad.

El hecho de que el dormir boca arriba le resulte incómodo a algunos bebés, no tiene explicación científica ni solución fácil y es sabido que las costumbres y creencias tardan mucho en cambiar aunque la evidencia médica lo requiera. 


Fuente: planetamama

No hay comentarios:

Publicar un comentario