26 ene. 2014

7 maneras de enseñar a los niños a usar el dinero con inteligencia


Tienes tantas cosas que enseñarle a tu pequeño, que tal vez las cuestiones relacionadas con el dinero no estén en tu lista de prioridades. Sin embargo, es importante que le enseñes el valor del dinero, ya que nuestra cultura consumista empieza a influir en los niños desde una temprana edad. 

"Los niños son constantemente bombardeados con mensajes que les incitan a que gasten dinero, y nosotros tenemos que contrarrestar esos anuncios", dice Sam Renick, consultor financiero y autor de libros infantiles. 



El enseñarles el valor del dinero es mucho más fácil y divertido de lo que crees. Aquí te brindamos siete trucos que harán que estas lecciones financieras sean animadas: 



1. Dale un dólar

Aunque tu niño sea demasiado pequeño para entender el valor de un dólar, es importante que empiece a conocerlo. Al exponer a los niños al dinero, estamos dándoles la base para que en el futuro aprendan sobre las finanzas. De la misma manera que el leerles cuentos en voz alta les ayuda a aprender a leer

Basta con que le permitas tentar el dinero. A esta edad los niños aprenden mejor cuando tienen la oportunidad de tocar y manipular objetos. Así que olvídate de los gérmenes y permite que tu hijo le entregue el dinero al cajero del supermercado. O si es un poco mayorcito, pídele que guarde las monedas en su alcancía. 

Jugar “a la tienda” o al banco, son formas divertidas de enseñar a los niños pequeños que el dinero sirve para comprar cosas. No te preocupes si tu niño confunde una moneda de un centavo con una de diez, o si lo ves usando las monedas como ruedas para su camioneta. A esta edad, todo es válido. 



2. No desperdicien

En la cultura americana es común que los objetos no se manden reparar. Por ejemplo, si la televisión se descompuso, mejor se compra una nueva. Es por eso que casi todo se convierte en basura. Sin embargo, es importante que les enseñemos a nuestros niños a dar valor a las cosas. Eso nos ayuda a establecer los cimientos para la comprensión del mundo de las finanzas

Es esencial que los niños aprendan a cuidar sus pertenencias. Si tu hijo arroja un libro al suelo, explícale que se puede estropear. En cambio, si lo tratamos con cuidado durará más tiempo. 

Si algo se rompe y tu niño dice apáticamente: "No importa, podemos comprar otro", aprovecha la oportunidad y úsala como lección. Explícale que reemplazar el artículo costará dinero y que tendrán que decidir si ésa es la mejor opción. Con esto podrías poner en marcha una charla interesante sobre todas las demás cosas que cuestan dinero, como la comida, el alquiler y la gasolina. 

Cuando la ropa le quede chica a tu hijito, pídele que te ayude a lavar y a doblar las prendas para que se las pasen a un primito, amiguito o vecino más pequeño, o para donarlas a un refugio para familias necesitadas. 

Si en lugar de enseñarle que las cosas "se rompen, se tiran a la basura, y se reemplazan" le enseñas a tu hijo a no desperdiciar, le ayudarás a crear una base sólida sobre la cual construirá buenas costumbres con relación al dinero. 

3. Enséñale a ser paciente

Enséñale que para obtener recompensas tiene que ser paciente. "¡Lo quiero ahora!" Los niños, por naturaleza, quieren gratificaciones inmediatas, pero es esencial que aprendan a esperar. 

"La capacidad de esperar, es una pieza fundamental cuando los niños empiezan a entender lo que es el dinero", dice Jerlean Daniel, directora ejecutiva adjunta de la Asociación Nacional para la Educación de Niños Jóvenes de Estados Unidos. 

Hasta los niños que todavía no usan dinero pueden aprender a esperar. Si tu niño te pide un vaso de leche mientras estás barriendo, no dejes inmediatamente la escoba para servírselo. Explícale que se lo darás cuando termines. Si tu hija quiere que le compres otro vestidito de princesa (aunque ya tiene varios), sugiérele que lo anote en la lista de lo que desearía recibir para su cumpleaños

"Uno de los mejores regalos que los padres pueden darle a sus hijos son las oportunidades de aprender a esperar para recibir recompensas", dice Sharon Lechter, coautora del libro Rich Dad, Poor Dad: What the Rich Teach Their Kids About Money ("Padre rico, padre pobre: Lo que los ricos les enseñan a sus hijos sobre el dinero"). 

Alrededor de los 5 años, los niños pueden empezar a practicar directamente con el dinero. Empiecen con un plan sencillo. Por ejemplo, ayúdale a tu hijo de 5 años a ahorrar lo suficiente para comprar una paleta o un dulce. Dale una moneda de 25 centavos y explícale que la semana que viene le darás una más, y que entonces podrán ir a comprar la golosina. O también podrías darle la oportunidad de ganar dinero si te ayuda con una tarea adicional. 

A medida que tu niño crezca, también crecerá su capacidad de esperar. Cuando esté en la escuela primaria y te pida un nuevo juego o accesorio para la computadora, dile que no se lo puedes comprar en ese momento, pero que puede ahorrar para comprarlo si verdaderamente lo quiere. Después ayúdale a planear cómo ahorrará la cantidad que necesita. Lo más probable es que proteste, pero una vez que logre adquirir lo que desea se sentirá muy orgulloso. 



4. Hablen sobre el tema

A algunos padres no les parece apropiado tratar de asuntos de dinero con sus hijos, pero los expertos aseguran que eso es bueno para los niños. Si no lo haces, podrías crear falsas nociones. El niño podría creer que el dinero de las tarjetas de débito o crédito no se acaba nunca o que si rompes un objeto, simplemente compras otro. 

"Si están pasando por una mala situación financiera, es importante que compartas esa preocupación con tus niños", dice Lechter. "Es una oportunidad para que todos los miembros de la familia aprendan juntos nuevas habilidades". 

En tu vida cotidiana, por ejemplo, puedes simplemente explicarle a tu hijito cómo usas el dinero. Al retirar dinero en un cajero automático, puedes comentarle: “Hace unos días deposité dinero en el banco, y ahora voy a retirar un poco de ese dinero”. De esa manera tu hijo sabrá que el dinero no es mágico. 

Cuando vayan de compras, explícale lo que estás pensando: "Si compro este mantel tan bonito, la semana que viene no voy a tener dinero para la gasolina. La gasolina es más importante que el mantel, o sea que es mejor que no lo compre". 

Esta clase de comentarios le enseñan a tu hijito que hay momentos en que la mejor decisión con relación a cómo gastar el dinero es no gastarlo. Pero hazlo de forma natural e informal, y no fuerces el tema. Las explicaciones breves funcionan mejor que los largos sermones. 



5. Sé un ejemplo para tu hijo

Lo que haces tiene un efecto mucho más fuerte en tus niños que lo que dices. Si quieres que tu hijo aprenda a ahorrar, asegúrate de ahorrar un poco tú también y que tu hijo sepa que lo haces. Si quieres que tu pequeño aprenda el valor de la generosidad, contribuye a alguna organización de caridad, o trabaja como voluntaria en alguna causa justa. Invita a tu hijo a que participe contigo en estas actividades. 


6. Dale la oportunidad de practicar

Aprender a administrar bien el dinero es algo que requiere práctica. O sea que cómprale a tu niño pequeño un poco de dinero de mentirita (¡o fabrícalo tú misma!) para que puedan jugar juntos a "la tienda", y piensa en la posibilidad de darle a tu hijito más grande una mesada o dinero semanal. 

Otra buena idea es darle una alcancía, aunque sea demasiado pequeño para recibir una mesada. Tu niño de 5 añitos podría sorprenderte cuando encuentre una moneda en la calle y la deposite en su “banco”. 

7. En lugar del sermón, cuéntale una historia

Si le das un sermón sobre cómo ser responsable con el dinero, tu hijito difícilmente te pondrá atención. Pero si le cuentas la historia de un niñito que tenía que decidir entre comprar su almuerzo en la escuela y comprar un superhéroe de juguete, tu pequeño estará muy atento. 


Fuente: babycenter

No hay comentarios:

Publicar un comentario