10 feb. 2014

Costra láctea: cómo eliminar las costras


Si bien la costra láctea del bebé tiende a desaparecer por sí sola, siempre es mejor intervenir a tiempo con tratamientos específicos.
​​​​​​La costra láctea del bebé es un trastorno muy frecuente en los lactantes. Suele aparecer después de las primeras semanas de vida y tiende a curarse espontáneamente en el plazo de un mes. 
La costra láctea provoca la aparición sobre el cuero cabelludo de enrojecimientos y escamas grandes de aspecto amarillento. Este trastorno, técnicamente conocido como dermatitis seborreica, no debe causar preocupación a la mamá, puesto que no es grave ni doloroso.
Las causas de la costra láctea todavía no están del todo claras, pero sí es cierto que, a diferencia de lo que se solía pensar en otros tiempos, no tienen nada que ver con la intolerancia a la leche. Su aparición se atribuye al exceso de estimulación de las glándulas sebáceas del cuero cabelludo por parte de las hormonas maternas. De este modo, las glándulas producen una cantidad excesiva de sebo que, cuando entra en contacto con los microorganismos presentes en la superficie de la epidermis, genera escamas grasas, de un color amarillento y de un aspecto similar al de la cera. 
Los tratamientos para la dermatitis seborreica que se realizan a su debido tiempo sirven para evitar que la dermatitis se extienda hasta la frente y las cejas, como a veces sucede.​​

En estos casos, y especialmente si existe pus en las costras, la simple aplicación de aceite de oliva o de almendra es suficiente para resolver el problema. 
Cómo eliminar las costras de la costra láctea:
1. Aplicar sobre la cabeza del pequeño una sustancia emoliente y realizar un masaje delicado.
2. Dejar actuar el aceite durante unas horas o, si resulta necesario, incluso toda la noche.
3. Lavarle la cabeza con un champú suave que no reseque el cabello.
4. Peinar al niño en el sentido del crecimiento del pelo con un cepillo suave, para eliminar las costras del bebé.

Fuente:mibebeyyo

No hay comentarios:

Publicar un comentario