10 ago. 2010

Asma infantil


El asma es un problema respiratorio crónico (dura toda la vida) y casi 5 millones de niños la padecen. Está causada por la inflamación y el cierre de las vías respiratorias y puede dificultar la respiración. Las vías respiratorias no se pueden ver, ya que se encuentran en el interior del cuerpo, conectadas a los pulmones.

Si su hijo tiene asma y no recibe tratamiento, podría limitar las actividades en las que puede participar, así como su capacidad para sentirse bien y prestar atención en la escuela. Como el asma afecta a la capacidad respiratoria de su hijo, se trata de una afección seria. Puede Incluso provocar la muerte. Por este motivo el asma debe ser tratada por un doctor, y usted debe seguir cuidadosamente las instrucciones del doctor.

Cuando crezca, ¿se le quitará el asma a mi hijo?

El reto para el médico que atiende al niño y al padre es identificar al niño que tiene una respiración sibilante en sus primeros años y que más tarde superará su asma, frente al niño que seguirá teniendo una respiración sibilante persistente. Algunos bebés que tienen una respiración sibilante con enfermedades respiratorias virales la superarán al crecer, cuando sus vías respiratorias se agranden. Si un niño tiene dermatitis atópica (eczema), si alguien fuma en la casa o si la madre padece de asma, hay mayores probabilidades de que el niño tenga una respiración sibilante persistente. Algunos niños tienen síntomas de asma que mejoran en la adolescencia, mientras en otros esos síntomas empeoran. Con frecuencia, los síntomas en los niños pequeños parecen solucionarse, pero el asma puede volver más adelante.

¿Cuales son los factores de riesgo?

  • Genéticos: cuando un padre es asmático, la posibilidad de tener un hijo asmático es de un 25% aproximadamente y sube a un 50% si ambos padres lo son.
  • Alergia: la relación entre asma y atopía es muy estrecha. Más del 85% de los niños asmáticos tienen un test cutáneo positivo o niveles plasmáticos de Inmunoglobulina tipo E aumentados considerablemente; incluso, estudios han revelado que esta tendencia de niveles aumentados de Inmunoglobulina E está presente antes del primer año de vida.
  • Sexo: en el período prepuberal existe predominio del sexo masculino en proporción de 2:1; en período de adolescencia esta proporción se iguala.
  • Edad de comienzo: el asma puede comenzar a cualquier edad. En la infancia alrededor de un 10% de los niños asmáticos comienzan sus síntomas antes del primer año de vida, un 80% antes de los 4 años, un 96% antes de los 8 anos y sólo un pequeño porcentaje (4%) inicia su asma después de esta edad.
  • Factores ambientales: la exposición temprana a algunos alergenos inhalantes, la aspiración pasiva de humo de cigarrillo, son factores claramente asociados al desarrollo de asma. Ingesta precoz de leche de vaca entre otros.

Diagnósticar el asma infantil

Para realizar el correcto diagnóstico de un niño con asma, debe ser examinado por un especialista que reconozca los síntomas y factores que rodean al mismo.
  • El historial familiar de problemas respiratorios y asma, así como el propio historial del pequeño.
  • Irritantes y sustancias alérgicas a las que está expuesto el niño.
  • Medidas objetivas de respiración como una espirometría.
El asma en la infancia puede interferir en las actividades rutinarias del niño, por lo que existen otras muchas consideraciones que los padres deben tener en cuenta, síntomas que pueden darnos la primera pista o la indicación de que su hijo tiene asma.

Si observamos que el pequeño tiene menos energía que sus compañeros o que intenta evitar ciertas actividades porque le producen toses debemos acudir a un especialista que realice un diagnóstico diferencial.

Es importante a la hora de determinar el trastorno la ayuda de los padres en la identificación de síntomas ya que el niño puede estar acostumbrado a vivir con ellos y no percibir anormalidad en los mismos.

Tratamiento para el asma

Los dos tipos de medicamentos utilizados para tratar el asma incluyen los medicamentos de control a largo plazo y medicamentos de alivio rápido a corto plazo Aunque la meta de ambos medicamentos es tratar los síntomas del asma, se utilizan con diferentes propósitos.

Los medicamentos de control a largo plazo normalmente se toman todos los días para controlar los síntomas del asma y para prevenir que ocurran ataques de asma.

Los medicamentos de alivio rápido se toman principalmente para aliviar el comienzo repentino de los síntomas de asma (tal como durante un ataque de asma), y en casos en los que los síntomas de asma ocurren sólo ocasionalmente.

Algunas recomendaciones

Si su hijo es asmático; adquiera un nebulizador. Este aparato sirve para que la persona inhale el vapor producido por una solución fisiológica y medicinal –que rápidamente alcanza los pulmones – y de esa manera previene o controla un ataque de asma que ya se ha desencadenado.
  • Si se encuentra en edad escolar; informe a la escuela sobre la condición del niño y explíqueles cómo deben actuar en caso de un ataque.
  • Sustituya por material sintético las plumas u otros elementos naturales que rellenan las almohadas y los almohadones.
  • Practicar con regularidad una actividad física (natación).
  • Evite alfombras, tapices y muñecos de peluche en los dormitorios; ya que son un buen reservorio de polvo, de caspa de animales y detritus de cucarachas.
  • Lave con frecuencia las cortinas del dormitorio y los acolchados que usa el asmático.
  • Limpie el cuarto con paños húmedos y aspiradora.
  • No use plumeros para remover el polvo.
  • Evite las bibliotecas en la habitación; porque los libros acumulan polvo y requiere limpiarlos con mucha frecuencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario