13 ago. 2010

Cuidado con los tacones en el embarazo



Una encuesta entre mil embarazadas llevada a cabo por la Sociedad de Pedicuros y Podólogos del Reino Unido encontró que muchas calzan de forma regular zapatillas de danza, sandalias de playa, tacones altos y botas Ugg (las botas australianas planas).

Sin embargo, todo este calzado -dice la Sociedad- son inadecuados para el embarazo, porque ofrecen muy poco apoyo. La encuesta mostró también que la mitad de las embarazadas consultadas se sentían "presionadas" para seguir las tendencias de la moda que ven en los famosos.

Sin embargo, siete de cada 10 mujeres admitieron que habían sufrido problemas en los pies cuando estaban embarazadas, incluyendo tobillos inflamados (37 %), hinchazón general (45 %) y dolor en el arco y el talón (16 %). La organización urgió a las embarazadas a calzar zapatos amplios y firmes que les den apoyo para minimizar la incomodidad y evitar el daño en el largo plazo.

"El aumento de peso y los cambios hormonales durante el embarazo tienen un enorme impacto en el organismo", afirma Lorraine Jones, presidenta de la Sociedad de Pedicuros y Podólogos.

"Los músculos y los ligamentos se ablandan y estiran debido a un aumento de la hormona relaxina (que producen los ovarios durante el embarazo), lo cual hace a los pies más propensos a esguinces de tobillo o de ligamentos todos los días".

"Los tacones altos alteran la postura, acortan los músculos de la pantorrilla y colocan una mayor presión en la espalda y las rodillas".

La experta agrega que "en el embarazo esto significa una presión adicional en las articulaciones cuando éstas ya están exigidas, lo cual puede resultar en una cantidad de problemas de pie, pierna y espalda y podría aumentar la probabilidad de las caídas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario