11 ago. 2010

Día de las madres


Un merecido día de amor, besos y gratitud

Mamá es una palabra, la primera, la que más significado tiene en nuestras vidas y es que mamá, es el nombre cariñoso que le damos a quién nos conoce primero, nos siente antes que nadie, nos ama desde antes de ser y de nacer.

Las mamás han demostrado a través de la historia, que su amor por sus hijos no tiene límites, que no escatima ni condiciona sus sacrificios y no limita sus cuidados. Una madre tiene caricias y palabras tiernas, dulces y a veces duras que nos ayudan a aprender a vivir, a desarrollar valores y a enfrentarnos con la vida.

Si nos enfermamos o tenemos algún problema, se desvela y se preocupa. Es capaz de sacrificarlo todo con tal de que no nos falte nada. Cuándo hacemos algo malo, nos regaña, nos aconseja y a veces nos castiga aunque le duela, porque ella sabe que nos está preparando para la vida y que la vida no es fácil.

La labor de una madre no es sencilla, porque cada uno de sus hijos es un ser diferente, único e irrepetible y ella siempre trata de dar a cada uno lo que necesita y por si fuera poco, mamá es cocinera, lavandera, maestra, doctora, maga, inventora, cómica, artista y muchas de las veces profesional o trabajadora, que ayuda en la manutención de la casa.

Por todo lo que es y lo que representa, mamá merece todos los días lo mejor, pero un día al año, el 10 de mayo, se le festeja de forma especial. Versos, tarjetas, flores, obsequios, mañanitas, festejos en las escuelas y muchos detalles son preparados para que este día, sea en verdad muy especial.

Pero ¿quién tuvo la maravillosa idea de festejar a las mamás?

Las celebraciones por el día de la madre se iniciaron en la Grecia antigua, durante las festividades en honor a Rhea, la madre de Júpiter, Neptuno y Plutón.

Después durante el siglo XXVII en Inglaterra empezaron a festejar un día al que llamaban "Domingo de Servir a la Madre". Para el festejo preparaban una tarta o cake (pastel) y los pobres que trabajaban como criados en las casas tenían permiso y el día pagado para ir a visitar a sus madres, que generalmente vivían lejos.

En Estados Unidos el día de madre fue promovido en 1872, por Julia Ward Howe como un día dedicado a la paz, pero fue mucho después, que el festejo se hizo oficial gracias a Ana Jarvis, una joven que vivía en Philadelphia.

Ana había perdido a su madre y decidió escribir a maestros, religiosos, políticos, abogados y otras personalidades, para que la apoyaran en su proyecto de celebrar el "Día de la Madre" en el aniversario de la muerte de su madre, que era el segundo domingo de mayo de 1907.

La iniciativa tuvo una gran respuesta y hasta logró que el Congreso de los Estados Unidos presentara un proyecto de ley a favor de esta celebración. Así, en 1914, el Presidente Woodrow Wilson proclamó el Día de la Madre como fiesta nacional y se estableció para su celebración el segundo domingo del mes de mayo.

Después de esto, muchos otros países instituyeron el Día de la Madre, entre ellos México.

La idea de festejar en México, este ser tan querido, fue de un humilde obrero que trabajaba en el periódico Excelsior y cuya idea entusiasmó mucho al periodista Rafael Alducin, quién el 13 de abril de 1922, lanzó una convocatoria para que el Día de la Madre se institucionalizara.

Como resultado, el 10 de mayo de 1922, se festejó en México por primera vez, el día de la madre y desde entonces esta fiesta se conmemora en todo el país y es tan importante que las ciudades se movilizan de forma muy especial, porque todos desean estar con la persona que les dio la vida, llevarle un obsequio y agradecerle de alguna forma todo lo que hizo, hace y hará, porque el papel de una madre nunca termina.

A pesar de que mamá es un ser muy, pero muy importante en nuestras vidas, a veces se nos olvida que tiene derechos. ¡Si! mamá tiene derecho a descansar, a pasear, a divertirse, a comprarse algo que necesite, a verse bonita, a comer bien y en fin a vivir tranquila y feliz.

Este 10 de mayo, festejaremos a todas las mamás, las jóvenes, las viejitas, las que ya se fueron y las que están lejos y el mejor regalo que les podemos dar es el reconocimiento a su esfuerzo, dedicación y entrega, el respetar sus derechos, perdonar sus errores y debilidades porque los cometen por amor y porque ellas son seres humanos y debemos cuidarlas mucho y no abandonarlas, porque ellas también nos necesitan.

Pero lo más importante que es que todos los días del año, debemos ayudarla y demostrarle nuestro amor como lo hace ella con nosotros, por ejemplo podemos decirle que la queremos mucho, podemos arreglar nuestras cosas y no dejarlas tiradas, agradecerle la comida que nos hace, estudiar mucho y darle todos los días la mejor de nuestras sonrisas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario