10 ago. 2010

Mejorar la pronunciación

El aprender a hablar en un niño es algo que va consiguiendo con el tiempo y que para los padres es motivo de emoción, ya que siempre nos ilusiona escuchar sus primeras palabras o reírnos cuando se equivocan y corregirles para ver como aprenden a comunicarse.

Para mejorar la pronunciación los procesos motores de la alimentación como el masticar, morder y succionar, son factores fundamentales a la hora de que el niño pueda pronunciar sus primeras palabras y balbuceos, ya que ejercita los músculos y favorece la aparición de los primeros fonemas. El que utilicen la cuchara o aprendan a sorber con una pajita también ayuda a la hora de aprender a hablar. La norma general es que las primeras palabras sean papá y mamá.

También es importante que se hable correctamente al niño para que no de a lugar el que luego se equivoque y no sepa cuál es la palabra correcta, el lenguaje debe ser exacto, claro y fluido, en un tono suave que favorezca la comprensión y pronunciación. Hay que corregirle pero sin presionarle, poco a poco irá mejorando y aprendiendo a hablar bien.

Hay que incentivar que se exprese verbalmente, intentando ignorar sus gestos e invitándole a que hable y diga lo que quiere. No hay que fijar fechas cada niño es un mundo y cada uno hablará a su tiempo, jugar con él, leerle cuentos o la música favorecen su aprendizaje, el tono que utilicemos también influye, al igual que si hacemos gestos a la vez que hablamos también sirve para mejorar la pronunciación.

La paciencia es fundamental, no hay que obsesionarse con que nuestro hijo aprenda enseguida a hablar, llevando un control rutinario médico y mientras no se nos diga lo contrario nuestros hijos no tienen ningún tipo de problema y poco a poco irá mejorando y hablando mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario