15 ago. 2010

Preguntas acerca de la hepatitis

¿Qué es la hepatitis?
La hepatitis es una inflamación del hígado que puede afligir a niños y adultos. Los virus de la hepatitis A, B y C son las causas más comunes, pero los virus de la hepatitis D y E también existen. En casos menos frecuentes, la hepatitis puede estar causada por bacterias, parásitos, un trastorno hereditario o algunos medicamentos. Es posible tener hepatitis y no manifestar ningún síntoma. De hecho, cuanta más edad tengas, más posibilidades tienes de presentar síntomas. Los bebés y los niños tienen menos posibilidades de mostrar signos de la enfermedad. Si tienes síntomas de la hepatitis, te recuperas por completo y ya no contagias, has tenido hepatitis aguda. Por otro lado, una persona con hepatitis crónica sigue siendo contagiosa y puede tener varias complicaciones, incluidos daño hepático, insuficiencia hepática y cáncer de hígado, según el tipo de hepatitis que sea y la salud de la persona infectada. No existe ninguna medicación para la hepatitis aguda. Si un niño tiene hepatitis crónica, según sea la edad del niño y el tipo de hepatitis crónica que tenga, el médico podría sugerirle alguna medicación.

¿Qué es la hepatitis A?
Esta forma del virus de la hepatitis se transporta en la materia fecal y se transmite fácilmente de persona a persona. Por ejemplo, tu bebé podría contraer hepatitis A si toca algo contaminado con las heces de alguien que tiene el virus, y después se lleva la mano a la boca. La hepatitis A se propaga en condiciones de poca higiene. También se puede transmitir mediante agua o alimentos contaminados. De vez en cuando se producen brotes en las guarderías u otros lugares en los que los niños juegan juntos. Debido a que la mayoría de los niños infectados no presentan signos de la enfermedad, los investigadores no saben qué tan común es la infección.

¿Cómo puedo saber si mi hijo tuvo hepatitis A?
En casos graves de infección, los síntomas incluyen fiebre, cansancio, pérdida del apetito, vómitos, malestares abdominales, orina oscura e ictericia. Estos síntomas generalmente duran de dos semanas a dos meses, aunque pueden persistir por más tiempo. No obstante, la mayoría de los niños infectados con el virus no presentan síntomas de la enfermedad. Si crees que tu hijo puede haber estado expuesto al virus, consulta con el médico.
¿Hay alguna manera de prevenir la infección de la hepatitis A?
Sí. La vacuna contra la hepatitis A protegerá a tu niño durante aproximadamente 20 años. La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés) ahora recomienda que todos los niños reciban la vacuna contra la hepatitis A en dos dosis espaciadas con un mínimo de 6 meses entre su primer y segundo año de vida (entre los 12 y 23 meses de edad). El lavarse bien las manos con agua tibia y jabón, especialmente luego de usar el baño o cambiar pañales y antes de preparar la comida, ayuda a prevenir la propagación de la enfermedad. Lava también las manos de tu pequeño.

¿Qué sucede si mi hijo estuvo expuesto a la hepatitis A?
Si tu hijo no ha recibido la vacuna Si crees que tu hijo puede haber estado expuesto a la hepatitis A (porque un familiar o un amigo tiene la enfermedad, por ejemplo), debe recibir una inyección de inmunoglobulina (también conocida como gamaglobulina), que contiene anticuerpos contra el virus, preferentemente en los siete días siguientes a la exposición, aunque cuanto antes mejor. Cuanto más esperes, menos posibilidades hay de que haga efecto. El efecto de protección de la inmunoglobulina dura varios meses. De todos modos, tu niño también necesitará la vacuna contra la hepatitis A después de cumplir 1 año. Si tu hijo ya ha recibido la vacuna Si tu hijo ya ha recibido las dos dosis de la vacuna de la hepatitis A, está protegido de la enfermedad. Si sólo le han puesto la primera de las dos vacunas de la hepatitis A, pero se la pusieron al menos dos semanas antes de que estuviera expuesto a la enfermedad, debería estar protegido, aunque es buena idea consultar con el doctor por si acaso. Asegúrate de que le pongan la segunda dosis de la vacuna a tiempo (entre seis y 12 meses después de la primera vacuna). Si tu hijo recibió la primera dosis de la vacuna de la hepatitis A menos de dos semanas antes de haber estado expuesto, llama inmediatamente a su doctor. Posiblemente querrá ponerle una inyección de inmunoglobulina (gamaglobulina), que contiene anticuerpos contra el virus, lo antes posible.

¿Qué es la hepatitis B?
El virus de la hepatitis B se transmite por el contacto con sangre y otros líquidos corporales. Los adultos generalmente contraen esta enfermedad mediante sexo sin protección y el consumo de drogas intravenosas, pero los bebés pueden contraerla por la exposición al virus en la sangre de su madre y en los fluidos vaginales durante el parto. (No es común que el virus atraviese la placenta durante el embarazo.) El 90 por ciento de los bebés menores de 1 año y el 30 por ciento de los niños de entre 1 y 5 años que están infectados por la hepatitis B desarrollan infecciones crónicas. Por el contrario, sólo el 6 por ciento de los adultos infectados desarrollan la forma crónica de la enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis B?
Si bien la mayoría de los niños infectados no presentan signos de la enfermedad, los síntomas de la hepatitis B incluyen: fiebre, cansancio, vómitos, pérdida del apetito e ictericia (color amarillento en la piel y en los ojos). Si tenías hepatitis B cuando diste a luz, tu bebé debió haber recibido la vacuna contra la hepatitis B y una inyección de inmunoglobulina, que contiene anticuerpos contra el virus. De ser este el caso, cuando tu pequeño tenga entre 9 y 15 meses deberán hacerle un análisis para confirmar que la vacuna fue efectiva.

¿Se puede prevenir la hepatitis B?
Sí. La Asociación estadounidense de pediatría recomienda que todos los niños reciban la vacuna contra la hepatitis B. La vacuna contra la hepatitis B protegerá a tu niño durante aproximadamente 15 años. A las madres generalmente se les realizan análisis de hepatitis B durante el embarazo. Los bebés cuyas madres que no tienen hepatitis B pueden recibir la primera vacuna entre el nacimiento y los dos meses de nacidos, la segunda entre el primero y el cuarto mes, y la tercera entre los seis y los 18 meses. Pero si existe alguna posibilidad de que la madre del bebé esté infectada con hepatitis B, se le aplicará la vacuna en las 12 horas después del nacimiento, junto con una inyección de inmunoglobulina, que contiene anticuerpos contra el virus. Luego recibirá la segunda dosis entre el mes y los 2 meses y la tercera a los 6 meses.

¿Qué es la hepatitis C?
La mayoría de las personas infectadas con hepatitis C no presentan síntomas y no se dan cuenta de que tienen la enfermedad hasta que se descubre la existencia de un daño hepático después de muchos años. El virus se transmite mediante el contacto directo con la sangre humana y otros fluidos corporales. Los adultos pueden contraer hepatitis C por el consumo de drogas intravenosas. También es posible, aunque menos común, contraer hepatitis C por el contacto sexual con una persona infectada. Un niño puede contagiarse este tipo de hepatitis de su madre infectada, aunque no es común. Es difícil diagnosticar la hepatitis C en los bebés y no existe ninguna vacuna contra esta enfermedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario