20 jun. 2013

Cuidado con el Calzado Infantil

Encontrar un buen zapato que se adapte a sus necesidades y su crecimiento es imprescindible. Debe ser flexible pero al mismo tiempo sujetar bien. Los pies de los niños no paran de crecer, aproximadamente entre siete y ocho milímetros cada tres meses, es decir, unos tres centímetros al año; por lo que lo primero que requieren son zapatos que se adapten a su talla. Pero también es básico que respeten su movilidad para que el desarrollo de la musculatura sea el correcto. De hecho, según los expertos, un calzado adecuado es muy importante para la marcha, para el desarrollo del pie y también para el del resto del esqueleto, especialmente rodillas y columna. Unos pies que han nacido sanos pueden estropearse por unos malos zapatos.


Por tanto, el calzado perfecto debe ser:

Flexible: le debe facilitar realizar lo movimientos naturales del pie, sin impedimentos.
• Transpirable: los materiales con los que se fabrique deben permitir que la humedad se elimine. Así pues, desecharemos siempre el plástico.
• Antideslizante: la suela del zapato debe evitar caídas.
• Con horma ancha: que no oprima ni haga que el niño tenga que contraer los dedos.
 Sin costuras internas: que pueden hacer rozaduras.
• Con refuerzos: el pie no debe estar oprimido pero tampoco tiene que bailar” en el interior del calzado. Un buen zapato debe sujetar y para ello, el talón debe estarreforzado.
• Con cierres: son importantes porque también ayudan a la sujeción del pie. Los más prácticos son las cremalleras veleros. Además, a la hora de probarle el zapato al niño, lo debemos abrir por completo, desabrochando todos los cordones o cierres que tenga; ajustar bien el talón en el fondo de la talonera y comprobar que entre la punta y el dedo más largo del pie haya un espacio sobrante que sea de aproximadamente un centímetro.

Cuando compremos el calzado deportivo el esmero en su elección debe ser aún mayor, las suelas, en este caso, deben ser un poco más gruesas y la condición de transpirable, que es siempre deseable, aquí es más importante todavía. También hay que tener especia precaución con las lengüetas, ya que, si están torcidas, pueden provocar desplazamiento involuntarios de la planta del pie. Con ello existe el riesgo de que se produzcan ciertas lesiones óseas o musculares.


No hay comentarios:

Publicar un comentario