11 oct. 2010

Despistados? ¡Claro que si! Son niños.

Te invitamos a hacerte fan de Beybies para que sigas disfrutando de estos articulos gratuitos (si ya eres fan tu nombre aparece abajo, si no lo eres haz click en "Me Gusta")


 

¡Algún día van a perder la cabeza! Trucos para que vuelvan a casa con todas sus pertenencias.
Con tan poca edad los despistes son habituales, sobre todo cuando comienzan a tener actividades extraescolares y ya les mandan tareas para hacer en casa. Pierden la Ionchera, se les olvida el suéter en el salón, o si llevan algún juguete al parque, vuelven a casa con mucha tierra en los zapatos, pero sin el juguete en cuestión.
Algunos niños son algo atolondrados por naturaleza, otros tienen problemas de atención y la mayoría son chiquillos normalmente cuidadosos que, pese a ello, no pueden evitar perder cosas o despistarse de vez en cuando.Además, en esta etapa se relacionan mucho más con los amigos de la escuela del parque, comienzan a prestarse y regalarse objetos, o los intercambian con es niños, se dispersan mucho jugando y contándose sus logros y
batallas... ¿El resultado de toda esta actividad social? Que muchas veces ni se acuerdan de a quién le dejaron los guantes o dónde se quedó el balón después del recreo.
La clave para convertir a tus pequeños despistados en personas responsables té en tener mucha paciencia y en enseñarles, poco a poco, a organizarse y cuidar de sus pertenencias.Demasiadas Actividades
Y un material diferente para cada una. ¿Y si además de todo lo que llevan a diario sumas el material que tienen que llevar a las actividades extraescolares como ingles, natación o karate? Pues te encontrarás con un lío de mochilas, zapatillas y camisetas bastante parecidas. Así no hay quién se organice.
Risas por la Mañana Al comenzar el día, cuando el desayuno todavía no les ha puesto las pilas, es más fácil que tengan distracciones y olvidos. Más aún si tienes que salir corriendo porque ya perdiste el autobús. Si
lo apresuras y le das muchas órdenes muy seguidas: “termínate pronto la leche, no te olvides la tarea, acuérdate de la mochila, no te quites los guantes que hace frío...”, lo más probable es que se haga un lío y no pueda responder a tantas demandas a la vez.Demasiada Responsabilidad Tienes tantas ganas de que sean independientes que, a veces, sin darte cuenta, les cargas la mano con responsabilidades que aún no están preparados para asumir. Sus capacidades cognitivas son superiores a las del año pasado, pero, ojo, ¡Su memoria no es de elefante! Tu hijo está aprendiendo y todavía necesita que supervises los detalles de su día a día.Exceso de Equipaje Los niños aterrizan en la escuela por la mañana con un montón de «complementos» como abrigos, bufandas, guantes, mochilas, loncheras, trabajos escolares... Aunque estén marcados, para ellos a veces son demasiadas cosas a tener en cuenta y terminan olvidándose de alguna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario