26 dic. 2012

Vacunas sin Lágrimas .

Te invitamos a hacerte fan de Beybies para que sigas disfrutando de estos articulos gratuitos (si ya eres fan tu nombre aparece abajo, si no lo eres haz click en "Me Gusta")























Inocular oportunamente a tu hijo es la mejor forma de cuidar su salud. Por eso es importante que conozcas las vacunas que necesita y algunos trucos para que este momento sea menos traumático.
Al nacer, el bebé dispone de las defensas que le ha pasado la madre durante el embarazo, pero esta protección se agota al poco tiempo. Como resultado, el pequeño se ve obligado a crear su propio sistema de defensa, y las grandes aliadas en este difícil proceso son las vacunas. Para que te hagas una idea de cómo trabajan, debes saber que en la inyección, o a través de las gotas que se le administran a tu hijo, van los antígenos (que son las versiones debilitadas, o parte de los gérmenes causantes de la enfermedad), los
cuales, al ingresar al organismo simulan el ataque de una infección para forzar al sistema inmunológico a que produzca anticuerpos. Es así como se crea una memoria inmunológica, la cual protegerá al bebé en caso de alguna invasión nociva de dicho organismo. Lo mejor de todo es que las vacunas actuales provocan menos reacciones, pues tras años de investigación se han creado fórmulas más seguras.
Pocas Lágrimas Los primeros meses, tu pequeño será vacunado, prácticamente, cada mes, y si bien este momento no será el más agradable de su vida, sí puedes hacerlo menos traumático, teniendo en cuenta estos valiosos consejos. - Antes de la vacuna. Muéstrate tranquila y relajada. Tu bebé puede percibir tu angustia. También es importante que evites comentarios negativos al respecto, no le digas:
Tal vez te duela, Calma, no te va a doler, Pobrecito, otra vez te toca vacuna, o Qué médico tan malo, siempre te hace llorar. Deja que tu hijo se forme su propia opinión al respecto.
- Durante la consulta. Coméntale al médico cualquier síntoma que haya presentado tu hijo. Es importante que el especialista, antes de vacunarlo, examine completamente al bebé para asegurarse de que no existe ninguna razón para aplazar la inoculación. En el momento del pinchazo distrae al pequeño con su juguete favorito. Después de la aplicación pregúntale al experto cuáles son los efectos secundarios que pueden llegar a presentar.

- Después. Obsérvalo con detenimiento durante las siguientes 72 horas, y contacta a tu médico si observas alguna reacción severa. Si la vacuna es administrada por vía oral, debes estar atenta, pues si vomita o escupe al poco tiempo de recibirla tal vez sea necesario repetir la dosis...



FUENTE:
http://www.guiamamaybebe.com/temas/vacunas/vacunas-sin-lagrimas-.asp

No hay comentarios:

Publicar un comentario