18 jun. 2013

Como involucrar a tu pareja en los cuidados del bebé

Desde el noviazgo es importante exponer qué es lo que esperamos de él y cómo pensamos que se podrían repartir las tareas. Poco a poco puede ir haciendo tareas sencillas y rutinarias, de tal manera que resulte todo más sencillo cuando llegue un hijo ya que es un momento en el que están más atados.
Algunas parejas también cometen el error de no hablar del tema durante el noviazgo o de dejarlo pasar hasta que llegue el momento, después puede traer conflictos puesto que ninguno de los dos dejó claro en su momento lo que esperaba del otro. Por supuesto, no se trata de hacer planes muy concretos ni muy rígidos ya que todavía no viven juntos. Si eres muy insistente puedes romper el noviazgo, así que tendrás que informarte de las ideas de tu pareja al respecto, comprobar si coinciden con las tuyas y si su forma de ser le ayudará a cambiar en un momento dado.

Cuando vienen los hijos, hay momentos de mucha felicidad, juego, alegría, etc, pero también hay momentos duros y agotadores en los que ambos tienen que estar al 100%. Es muy fácil estar solo para lo bueno, pero lo ideal es involucrar a la pareja en lo bueno y en lo malo, así resultará más llevadero para los dos. También es importante poner en práctica habilidades de negociación, porque si se pretende que la pareja cambie alguna conducta o actitud, habrá que darle algo a cambio, o cambiar alguna de este lado. Es necesario tener en cuenta que los cambios que se propongan deben ser pequeños y fáciles de llevar a cabo. 
Cuando llegue el cuidado del bebé, no será nada útil criticar a la pareja porque no ayuda o porque no se involucra, es un momento de mucha ocupación donde no hay tiempo para negociar y enseñarle, de ahí la importancia de hacerlo antes. A menudo esta actitud crítica hace que las parejas estén todo el tiempo posible fuera de casa con excusas como 'hay mucho trabajo', dedicar toda la jornada al trabajo fuera de casa les ayuda a evadirse de la situación agobiante de casa, por ello tienes que hacer que la sensación al llegar a casa sea placentera.
Puedes contarle los progresos que has notado en el niño, las novedades del día, las gracias del bebé, etc. Algunas de las tareas con el niño son muy gratificantes, como bañarle, leerle un cuento, celebrar su cumpleaños, etc, hay que compartirlas con la pareja todos los días, para disfrutar juntos de todo lo bueno que aporta el bebé.
Las tareas y las noches sin dormir, también deben ser compartidas, así se hará más llevadero. Es cuestion de organizarse bien en las comidas y en las compras, para que no falte nada y no tengan que dedicar tiempo extra a olvidos o errores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario