21 jun. 2013

En que mes te enteraste el sexo de tu bebé?

¿Niño o niña?. Esto queda determinado en el momento mismo de la fecundación. Tu óvulo se unió con un espermatozoide del papá que trae, además de otros 22 cromosomas, un cromosoma sexual que puede ser «X» o «Y». Tú tienes un solo tipo de cromosoma sexual en el óvulo: el cromosoma «X», además de los otros 22 cromosomas. Por lo tanto, el espermatozoide del papá es el que determina el sexo del bebé.
Si el resultado de este conjunto es 44 cromosomas +«XX» tendrás una niña; con 44 cromosomas + «XY» el resultado es un niño.
Esto no lo sabrás sino hasta la segunda ecografía, la del 5to mes. ¡Siempre que el bebé no le dé la espalda al médico que realice la ecografía!

En cuanto a la alimentación y su influencia en el sexo de tu bebé: Si pudiera existir algún tipo de relación entre tu alimentación y la determinación del sexo del bebé, esto sucedería antes de la concepción. Pero no hay evidencia científica alguna de que un “régimen” rico en sodio o potasio favorezca la selección de un espermatozoide y para producir un embrión masculino, ni que un “régimen” rico en calcio y magnesio favorezca la selección de un espermatozoide X para estimular el desarrollo de un embrión de sexo femenino.




Durante los nueve meses del embarazo, el bebé crecerá no sólo dentro de ti sino también en la imaginación de sus padres y su imagen se tornará más precisa en el curso de las sucesivas ecografías. Cada uno de estos exámenes médicos es una oportunidad de encuentro única, empezando por la primera ecografía, en que descubrirás un corazoncito que late muy de prisa, aunque el bebé tiene el tamaño de una semilla. En la segunda ecografía, verás su cabeza, sus brazos, sus manitas, sus piernas plegadas y sus piececitos, su espalda, su perfil adorable y, hasta tal vez su sexo.



Para tu vista la imagen no será siempre clara en el monitor, sobre todo en la ecografía 2D, la que sólo muestra planos reconstituidos a partir de los ecos del ultrasonido emitido por la sonda, como un sonar sofisticado. Sin embargo, el médico sabe interpretar esas imágenes para efectuar su investigación y podrá guiarla y analizarla. En la actualidad la ecografía 3D permite ensamblar los distintos planos mediante técnicas informáticas, entregando una imagen muy real y mucho más informativa para los padres.

En la ecografía 4D, la cuarta dimensión es el movimiento. La ecografía 4D permite visualizar al bebé en 3D y agregar sus movimientos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario