3 jul. 2013

Y qué nombre le pondré a mi bebé?

El nombre del bebé es una decisión muy importante y debe ser bien meditada por los padres, ya que va a ser el que le identifique siempre e incluso conferirá cierta personalidad al niño. Por eso, muchos papás buscan para sus hijos nombres originales, que les definan y que, a ser posible, les diferencien de otros. También suelen buscar nombres que para ellos tengan un significado especial, ya sea por razones sentimentales, porque les guste por su significado o porque les recuerda a alguien querido.

No se debe frivolizar con la elección del nombre. Debe imperar el deseo de los padres, una vez que los dos se han puesto de acuerdo, sin olvidar que el niño tendrá que convivir con ese nombre el resto de su vida. 

Ningún estudio científico o psicológico ha podido demostrar que el nombre que se impone a un bebé afecte a su forma de ser. Sin embargo, durante miles de años muchos pueblos han elegido el nombre del recién nacido por su significado; por ejemplo Ana, que significa "la compasiva". Aún así los expertos recomiendan:

  • Que no se busquen nombres excesivamente sofisticados, raros o difíciles de escribir o pronunciar. En el futuro pueden producir al niño o niña problemas burocráticos o convertirle en objeto de burlas.
  • Hay que tener en cuenta los apellidos, y evitar cacofonías (Luz Díaz) o redundancias (Gonzalo González).
  • Si el apellido es largo, mejor elegir un nombre corto, y viceversa.









No podemos imponer al bebé más de un nombre compuesto, como por ejemplo Juan-Alejandro Raúl-Federico (tendríamos que decantarnos por una de las dos combinaciones). Tampoco esta permitido inscribirle con más de dos nombres simples, como Marta Luisa del Carmen (sobraría uno).


No hay comentarios:

Publicar un comentario